Hoy hablaremos sobre un producto financiero, los ETFs, que ha crecido mucho en España, y por sí aún no los conoces vamos a explicarte qué son y cómo funcionan.

Vienen de los Estados Unidos, que es donde se comercializaron por primera vez, y allí son bastante populares a decir verdad.

Glosario del contenido del artículo:

Brokers regulados que aceptan inversiones en ETFs

Broker ETFCaracterísticasAbrir Cuenta
broker IQ OptionAcepta inversiones en ETFs y CDFs
Mínimo depósito de solo 10 euros
Regulado por CySEC licencia 247/14
Opciones digitales y Opciones Clasicas
Nuevo:Criptomonedas y Forex
Leer Reseña
Abrir cuenta
Advertencia de riesgo: ”Producto difícil de entender, la CNMV ha determinado que no es apropiado para los inversores minoristas debido a su complejidad y el alto riesgo que involucra”

¿Qué son los ETFs o fondos cotizados?

En España se conocen cómo Fondos cotizados, aunque las siglas ETF vienen del inglés Exchange Trade Fund. Un ETF es un fondo índice cotizado, qué es un fondo de inversión de renta variable qué intenta de replicar el comportamiento de los índices bursátiles.

Por tanto, un ETF sería algo así como un híbrido entre fondo de inversión y acción.

Para que lo entiendas mejor, se denomina cómo fondo de inversión porque comprar las participaciones de un ETF implica hacerse con una cesta de valores, como ocurría con los fondos de inversión de siempre, sólo que en este caso el ETF también estará cotizando en la Bolsa al igual que lo haría cualquier acción. De ahí el término de híbrido.

En cualquier caso, se podría resumir que un ETF es una cesta de valores o de activos financieros cuyo valor está cotizando en un mercado organizado.

Básicamente el ETF replica los movimientos de aquellos valores que se incluyen en su interior. Cabe destacar que existen dos tipos de réplica, por un lado tenemos la réplica física y por otro la réplica sintética.

Para replicar los movimientos de los valores de la cesta se consideran cada uno de los valores del ETF, y es por eso qué decíamos que el fondo cotizado se comporta más bien como una acción, pues el precio está calculado teniendo en cuenta la ponderación de los valores que se incluyen en su interior.

De este modo, se puede comprar y vender un ETF de la misma forma que podríamos comprar y vender una acción que cotice en la Bolsa.

¿Cómo funciona un ETF?

A través de un ETF podremos replicar el movimiento de un índice o un producto financiero, lo cual es una ventaja porque a través del fondo cotizado podrás tener una posición igual de diversificada como el índice al que hagas referencia con el ETF.

De hecho, los ETF surgieron en su día porque prácticamente la mayoría de los fondos de inversión en renta variable que había por aquel entonces no eran capaces de alcanzar ni mucho menos de igualar los rendimientos del índice de referencia.

Sabemos que los fondos que invierten en la Bolsa de España tienen rentabilidades inferiores a la del índice español, el IBEX 35.

Por esta razón se empezó a trabajar en una alternativa para conseguir obtener la misma rentabilidad que el índice, y así es cómo surgieron los fondos índice, cómo los fondos cotizados de los que estamos hablándote hoy.

Por otra parte, cabe destacar una diferencia entre los fondos estándar, por llamarlos de alguna manera, y los fondos cotizados, y es que los ETFs tienen unas comisiones de gestión más reducidas, como consecuencia de una gestión pasiva.

Como decíamos, los ETF replican a un índice de referencia, lo que significa que al comprar una participación con una sola operación estaremos adquiriendo todas las acciones que componen el índice en cuestión de referencia del ETF.

Por lo general los fondos cotizados suelen representar solo una fracción del índice de referencia, como una décima o centésima parte de la cotización, lo que por ejemplo si tenemos un índice en nivel de 15.000 puntos el ETF será de 150€ aproximadamente.

Para tener el valor exacto habrá que considerar lo siguiente:

  • Los dividendos. Hay que tener en cuenta los dividendos que pagan las acciones del ETF, pues aumentan el valor de la participación. Del mismo modo los intereses que se generan cuando los dividendos se colocan en renta fija también aumentan el valor.
  • Las comisiones. Por otro lado, las comisiones por gestión y depósito hacen que disminuya el valor de la participación. Y lo mismo con otras comisiones y costes adicionales, como los de la compra-venta de acciones de la gestora del ETF en el mercado para la creación de las participaciones. También disminuyen el valor.

¿Por qué invertir en ETFs?

Hay muchos productos financieros para invertir, pero me gustaría dejarte algunas razones muy interesantes por las que los fondos cotizados son un producto que deberías tener en cuenta:

  • Las comisiones de gestión son más bajas: Una de las ventajas de los fondos cotizados es que sus comisiones por gestión son más bajas que las del resto de fondos. No obstante, también es importante que sepas que siguen siendo más elevadas qué las que se podrían pagar por tener una cartera de valores a largo plazo.
  • Los ETF siguen la evolución del índice de referencia, lo que significa que sí el índice sube un 10% el ETF también subirá un 10% y viceversa sí baja.
  • No hay inversión mínima. Podrás comprar tantas participaciones como quieras y a un precio más reducido qué si decides adquirir acciones. En cuanto al número de participaciones, éste aumentará o dismuirá según lo necesite el mercado. Por tanto, sí la demanda del ETF aumenta la gestora comprará más acciones en el mercado para crear nuevas participaciones, y si ocurre al contrario se deshará de las mismas.
  • No tienen fecha de vencimiento, así que podrás mantener los fondos cotizados de manera indefinida.

¿Qué ventajas ofrecen los ETFs?

A continuación veremos algunas de las características de los fondos cotizados que se podrían considerar como una ventaja para decidir invertirlos.

Sabemos que un ETF es un instrumento que nos permite operar al igual que sí lo hiciésemos con una acción, así que se pueden comprar y vender con cierta facilidad. Veamos ahora algunas de sus ventajas:

  • Transparencia. En todo momento podrás saber el precio del ETF, pues representa al índice y sabrás qué acciones componen la cesta de valores y su cotización.
  • Flexibilidad. Podrás comprar y vender ETFs durante la jornada bursátil sin tener que esperar al final del día. Además, podrás utilizar órdenes de tipo Stop Loss.
  • Rentabilidad. Podrás beneficiarte de toda la rentabilidad que ofrecen los valores que compone la cartera, y podrás compensar los resultados malos con los buenos.
  • Diversificación: Un ETF es un instrumento formado por acciones de distintos sectores, lo que te ayudará a diversificar más aunque sea a través de un solo fondo cotizado.

¿Cómo tributan en Hacienda los ETFs?

Antes de terminar, respecto a la tributación diré que para los ETF tributan similar a las acciones, y dependerá de sí las operaciones son de menos de 1 año o superiores, las cuales tendrán que tributar por la base imponible general o por el ahorro.

El tipo aplicable en la base del ahorro variará según los beneficios, y en la base general tributará al tipo vigente.

A día de hoy los tramos impositivos son los siguientes:

  • 19% hasta los 6.000€
  • 21% entre 6.000€ y 24.000€
  • 23% a partir de 50.000€

Las ganancias de los ETF vendidos habrá que declararlas como plusvalías generadas como ganancias patrimoniales, con independencia de si se volvieron a invertir, o no, los beneficios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.