Dentro del campo de las finanzas personales en la actualidad tenemos múltiples vías para darle rentabilidad a nuestros ahorros. Las inversiones en los diferentes instrumentos financieros se han convertido en una práctica cada vez más habitual, tanto para darle rendimiento al capital a corto y a largo plazo. Un producto al que recurren muchas personas son los llamados fondos de inversión.

Glosario del contenido del artículo:

Dentro de los fondos de inversión tenemos dos tipos diferentes, a destacar los fondos de renta fija y los fondos de renta variable. Dependiendo de las necesidades que tenga la persona que vaya a contratar este fondo le convendrá más invertir en uno o en otro.

Así que a continuación vamos a ver en qué consiste cada tipo de fondo y qué rentabilidad puede proporcionarnos de aquí a su vencimiento. Primero empezaremos explicando qué es un fondo de inversión de renta fija y seguidamente trataremos el fondo de renta variable.

Fondos de inversión de Renta Fijarenta_fija

Los fondos de renta fija están pensados para los ahorradores más conservadores que quieren darle una rentabilidad moderada a su dinero mientras éste disfruta de cierta seguridad. Los bonos, deuda pública o pagarés de compañías son productos que a priori no ofrecen una gran rentabilidad pero la exposición al riesgo es mucho más reducida y es lo que realmente atrae a los clientes.

Las personas que deciden invertir su dinero en fondos de inversión de renta fija suelen hacerlo a largo plazo, ya que el rendimiento para el día a día no es muy cuantioso mientras que sí fijamos un plazo de vencimiento más a largo plazo la rentabilidad acumulada será mucho más interesante.

Estos fondos son muy útiles para invertir un dinero que no necesitamos y dejarlo crecer para recoger los beneficios en el futuro. Hace años se podían obtener porcentajes de hasta el 4%, pero por desgracia en la situación actual las expectativas de rentabilidad rondan el 1%.

Sí quieres un fondo de renta fija tendrás que tener un objetivo definido, así que es importante que tengas claro si buscas diversificar tu cartera utilizando la renta fija cómo cobertura de los altibajos de la renta variable o si simplemente quieres rentabilidad tus ahorros a largo plazo.

También tendrás que tener en cuenta tanto la composición de la cartera cómo la duración de la misma. Del mismo modo es importante tener en cuenta el ciclo económico para saber cómo se encuentra la economía y también valorar la inflación. En cuanto a la rentabilidad de los fondos, siempre es interesante echar un vistazo a las rentabilidades históricas que aunque no garanticen un comportamiento igual en el futuro puede darnos una idea.

Fondos de inversión de Renta Variablerenta_variable

Quizás ya podáis haceros una idea de lo que podría ser un fondo de inversión de renta variable después de haber comentado en qué consiste en de renta fija. No obstante, hay que explicarlo así que allá voy.

Los fondos de renta variable ofrecen una rentabilidad bastante más significativa que los fondos de renta fija. Cómo es de lógica, el riesgo de invertir en estos fondos también va en aumento. Los productos disponibles más habituales suelen ser las inversiones en participaciones y valores de empresas.

Los fondos de inversión de renta variable son bastante más utilizados para obtener beneficios a corto plazo. Estos fondos tienen muy buena liquidez, lo que significa que podremos disponer de nuestro dinero en cualquier momento, máximo en un lapso de tiempo de 72 horas.

Ahora qué ya sabemos qué son los fondos de inversión de renta fija y de renta variable vamos a destacar sus diferencias más claras enumerándolas. Pero primero, vamos a ver los riesgos.

¿Tienen riesgos los fondos de inversión?

Empezando porque todos los productos de inversión tienen sus riesgos, sí deseas invertir tu dinero en un fondo de inversión esto también implicará un nivel de riesgo determinado. Esto dependerá de las características de los fondos y de los activos en los que piensas invertir.

Sí quieres elegir el fondo de inversión más adecuado para ti tendrás que analizarlos y tener en cuenta el plazo en el que deseas recuperar tu dinero, además de que tendrás que tener la capacidad para asumir el riesgo ya que en el caso de que la evolución en los mercados no sea la espera el fondo puede provocarnos pérdidas.

Para determinar el riesgo en los fondos de inversión tendremos que tener dos conceptos claros. Por un lado destacaremos la volatilidad y por otro la duración. La volatilidad nos ayudará a determinar sí los fondos han experimentado variaciones importantes o si han tenido una evolución estable. Cabe destacar que un fondo muy volátil implica más riesgo porque es más difícil prever sí el valor subirá o bajará.

Por otro lado, habrá que tener en cuenta tanto la máxima rentabilidad prevista cómo la pérdida, la conservación del capital, la acumulación a largo plazo y la revalorización del capital.

En cuanto a la composición de la cartera, ésta nos ayudará a determinar el riesgo que asumiremos. Por ejemplo, tenemos la inversión en renta viable que implica más riesgo que la inversión en renta fija, pues las cotizaciones de sus acciones son más volátiles. Pero también tenemos la renta fija que podría generarnos pérdidas ya que su valor también fluctúa cómo consecuencia de, por ejemplo, las variaciones en los tipos de interés.

La duración de los fondos nos ayudará a realizar una estimaciones sobre cómo se comportarán los activos de renta fija con las variaciones en los tipos de interés. Cuando los tipos de interés suben los valores de renta fija disminuyen para igualar la rentabilidad de las nuevas emisiones. En el caso de bajadas en los tipos el resultado será a la inversa, lógicamente.

En resumen, cuanto menor sea la duración del fondo de renta fija menor será la sensibilidad a los tipos de interés y menor será la oscilación de su valor, así que el riesgo también será menos. Todo esto es importante que lo tengas en cuenta a la hora de adquirir un fondo.

Diferencias entre los fondos de renta fija y renta variable

  • En los fondos de renta fija ya está establecido de algún modo la rentabilidad que generará nuestro dinero durante el periodo que dure el contrato. Cómo su propio nombre indica el flujo de rendimiento se suele mantener fijo y constante.
  • En los fondos de renta variable es prácticamente imposible determinar cuál será la renta que generará el capital invertido, pues hay muchos factores que afectan directamente a este rendimiento cómo es el caso de la evolución de la economía y la salud de los mercados.
  • La rentabilidad que se puede obtener en los fondos de renta fija es menor que la que se puede obtener invirtiendo el capital en un fondo de renta variable. En ésta última la rentabilidad es bastante más jugosa.
  • Pero, el riesgo de invertir en renta variable es más elevado, pues va en proporción con la rentabilidad. Como ya sabemos, a mayor rendimiento mayor exposición al riesgo. Mientras tanto, en los fondos de renta fija el riesgo es bastante más moderado.

En conclusión, sí estás buscando dinero rápido lo más recomendable es que inviertas en fondos de inversión de renta variable, te expondrás a un riesgo mayor pero tu renta final también será mucho más jugosa sí tu inversión finaliza con éxito.

Mientras tanto, sí sólo estas buscando ahorrar parte de tu dinero y que éste crezca progresivamente, la opción que te aconsejo es invertirlo en un fondo de inversión de renta fija, tardarás más en ver los resultados pero si no tienes prisa de cara al futuro podrás disfrutar de una rentabilidad bastante decente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.