El ‘malendeudamiento’ de estas tarjetas crece un 10% en apenas dos años

Sí eres titular de una tarjeta ‘revolving’ es probable que te sientas identificado con este artículo, y si aún no eres cliente quizás sea mejor que primero le eches un vistazo y después decidas si te conviene, o no, contratar una tarjeta de este tipo.

Glosario del contenido del artículo:

Las tarjetas ‘revolving’ son tarjetas que pueden ofrecernos diferentes ventajas, pero también es imprescindible conocer sus inconvenientes, que también comentaremos a continuación.

Las tarjetas ‘revolving’ y sus posibilidades

En un mundo cada vez más consumista las tarjetas ‘revolving’ surgen como una alternativa más para cubrir esta necesidad. Se trata de tarjetas qué ofrecen un crédito al consumo, es decir, un instrumento de pago que nos permite, entre otras acciones, aplazar las compras.

Estas tarjetas se caracterizan por estar limitadas con un crédito establecido, es decir, una cantidad de dinero de la que podemos disponer para realizar pagos. Este crédito al consumo va disminuyendo a medida que realizamos compras o cargos en la tarjeta.

En pocas palabras, son tarjetas que nos permiten pagar a plazos y utilizar el crédito disponible.

En cuanto al crédito, para seguir disfrutando de éste es importante ir saldando la deuda. De hecho, para evitar problemas mayores es importante informarse sobre cómo amortizar la deuda y lo primero en que debemos de fijarnos es en los plazos.

Sí te decides por el pago total, independientemente de la fecha, las entidades no te van a cobrar intereses, al menos la mayoría no suele hacerlo. De lo contrario, sí optas por el pago a plazos tendrás que enfrentarte a los inconvenientes de este tipo de tarjetas, cómo son los intereses que se generan, los cuales ya te advertimos que suelen ser bastante elevados.

Y ahí está el principal problema, quienes deciden contratar una tarjeta ‘revolving’ por sus ventajas desgraciadamente obvian un detalle qué puede provocarles un ‘malendeudamiento’.

El ‘malendeudamiento’ crece un 10% en apenas dos años

En España son muchas las familias que encontraron en las tarjetas ‘revolving’ una forma rápida de financiación, una vía aparentemente fácil pero qué ha llevado a una gran parte de la población, sin poder evitarlo, a una deuda prácticamente perpetua.

Uno de los principales inconvenientes de estas tarjetas, que por desgracia muchos de los afectados obviaron, son los intereses. Unos intereses muy elevados qué han provocado un endeudamiento ‘sin fin’ para muchos de los titulares de estas tarjetas.

Cómo decíamos, las tarjetas ‘revolving’ se utilizan principalmente para financiar los pagos al consumo. Las entidades pueden ofrecer líneas de crédito de hasta 5.000 o 6.000 euros, y cualquiera puede amortizarlo a plazos, y en cómodas cuotas, pero con sus intereses correspondientes claro está, y no son precisamente bajos cómo veníamos comentando.

Estos intereses, que son el principal problema de los clientes de estas tarjetas, oscilan entre el 20% y el 30% respecto al 7% y el 11% qué cobra el Banco de España de media por préstamos con características muy similares.

De hecho, el Tribunal Supremo habla de ‘usura’ e incluso ha demandado contra estas entidades por ‘engañar’ a los ciudadanos con las tarjetas ‘revolving’.

Se trata de un producto de financiación aparentemente fácil pero que lleva a muchas familias a la deuda prácticamente perpetua. En la Agencia Negociadora de Productos Bancarios lo denominan cómo ‘el pago eterno’, pues nunca se termina de pagar los intereses, ya que cuando los estás amortizando tienes que pagar más intereses, y la deuda no acaba nunca.

Muchas son las familias afectadas por las dificultades para amortizar los intereses derivados de estas tarjetas ‘revolving’ y cada vez hay más reclamaciones. En apenas un par de años el endeudamiento o cómo muchos denominan, ‘malendeudamiento’ ha crecido un 10%.

La razón es evidente, cada vez es más fácil conseguir este tipo de producto de financiación, pero como advertíamos las tarjetas ‘revolving’ también tienen sus inconvenientes que en este caso son los elevados intereses que exigen.

Sin duda hablamos del crédito al consumo más caro que existe hoy en el mercado, más caro que los préstamos habituales, e incluso más caro qué cualquier hipoteca. Así que imagínate el alto riesgo de endeudamiento al que te expones si contratas una tarjeta ‘revolving’.

Prácticas de ‘usura’ y el peligro de las tarjetas ‘revolving’

Son muchas las tarjetas ‘revolving’ que han sido comercializadas en los últimos años utilizando prácticas que desde la Agencia Negociadora de Productos Bancarios define cómo de ‘usura’.

Estas tarjetas suelen ofertarse a través de campañas que destacan la posibilidad de acceder a créditos rápidos y casi sin trámites. La fórmula siempre se repite: dinero rápido, fácil y sin importar la situación financiera de los clientes potenciales.

¿El peligro? Los riesgos que tienen las tarjetas ‘revolving’ por sus elevados intereses, y qué están provocando que muchas familias se endeuden prácticamente de por vida.

A diferencia de las tarjetas de crédito tradicionales que permiten el pago total o aplazado de las compras, en las tarjetas ‘revolving’ todos los pagos tienen que aplazarse, y eso implica tener que hacerse cargo de los correspondientes intereses.

Para devolver el crédito los titulares de las tarjetas pueden optar por pagar un porcentaje del saldo pendiente a devolver dentro de unos mínimos y máximos, o a través de un pago fijo donde el cliente elige la cuota fija.

El problema en este caso es que si la cuota elegida no cubre los intereses generados la devolución se demorará, lo que ocasionará que la deuda crezca aún más y finalmente no pueda satisfacerse a través de esta forma de pago.

Por esta razón son muchos los clientes de estas tarjetas ‘revolving’ los que quedan ‘atrapados’ por esta especie de ‘espiral crediticia’. Algunos de los afectados acusan a las entidades acreedoras por sufrir una situación de acoso y persecución constante para ejercer presión.

Como decíamos este tipo de entidades no realizan ningún estudio de solvencia de los clientes potenciales, y ofrecen estas tarjetas ‘revolving’ sin tener que realizar casi trámites. Es sin duda la ‘usura’ del siglo XXI.

La OCU ha lanzado recientemente una campaña llamada #SpotUsura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.