La ‘banca en la sombra’ es una amenaza para el sector bancario tradicional

El Banco Central Europeo advierte del crecimiento de la financiación no bancaria, o lo que se conoce cómo ‘banca en la sombra’. Los préstamos no bancarios han aumentado de manera significativa en los últimos años, llegando a alcanzar cifras de 42 billones.

Han pasado 11 años de la crisis y ahora los responsables del BCE se mantienen alerta, pues no saben cuándo podría producirse el próximo golpe para la economía.

Aunque desconocen qué ocurrirá el organismo financiero coincide en que la siguiente crisis probablemente será distinta y apuntan a ‘la banca en la sombra’, o aquella financiación que no procede de bancos.

La política actual del Banco Central Europeo y sus tipos en negativo empujan a muchos inversores a buscar alternativas de inversión que ofrezcan más rentabilidad.

El aumento de la financiación no bancaria

Hoy en día la oferta de inversión incluye todo tipo de activos, y el organismo financiero internacional teme qué su política provoque otra burbuja. El BCE alerta sobre el crecimiento de los préstamos no bancarios, y del riesgo que suponen estos créditos concedidos sin control.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha dado la voz de alarma sobre el aumento de la ‘banca en la sombra’.

A través del Informe Global de Estabilidad Financiera del pasado mes de octubre, el FMI describió cómo diferentes entidades no bancarias cómo capital riesgo o fondos de inversión intentan eludir los tipos de interés negativos con inversiones más rentables, las cuales se caracterizan por ser inversiones menos liquidas y de un mayor riesgo.

En el informe del FMI se detalla que ‘entre las entidades financieras no bancarias, las vulnerabilidades son altas en el 80% de las economías con sectores financieros sistemáticamente importantes’. En éstos se incluirán países como EE.UU, China y la India.

Se trata de una actividad que implica riesgos y es por eso que desde el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), que es el organismo encargado de supervisar que el sistema financiero a nivel internacional funcione correctamente, y el BCE vigilan muy de cerca lo que consideran cómo una ‘intermediación financiera no bancaria’.

En el informe sobre Estabilidad Financiera del Banco de España, de mayo de 2018, quedan establecidas como ‘banca en la sombra’ o de financiación no bancaria aquellas entidades y firmas qué, si bien están controladas por distintos supervisores éstos no están muy coordinados entre sí. Además de que al estar radicadas en diversos países, incluidos paraísos fiscales, el seguimiento de la actividad es muy dispar.

Sociedades off shore

Aquellas entidades y firmas consideradas off shore se caracterizan por estar registradas en países donde no ealizan ninguna actividad económica.

Normalmente paraísos fiscales, ya que les permiten beneficiarse de ventajas a nivel fiscal. Además de las ventajas fiscales también se benefician de la privacidad y confidencialidad y por supuesto de la protección de activos.

Las sociedades off shore pueden evitar el pago de algunos tributos cómo los impuestos al consumo, el de la renta, el impuesto de patrimonio y el de sucesiones.

Hay más entidades y firmas que ofrecen instrumentos alternativos a la banca

La financiación no bancaria está creciendo a un ritmo que alarma al Banco Central Europeo.

En España es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el organismo encargado de supervisar estas firmas, pero al tratarse de firmas extranjeras en su mayoría los supervisores son los organismos que corresponden a su país de origen.

Hay muchas entidades y firmas consideradas de ‘banca en la sombra’, cómo los fondos de inversión, los de capital de riesgo, las sociedades de inversión de capital variable (Sicav), el crowdfunding (plataformas de financiación) y los hedge funds, qué son instrumentos de inversión alternativos de alto riesgo o fondos de inversión libre.

Dentro de lo que se entiende por ‘banca en la sombra’ también se incluirían las sociedades de garantía recíproca y financieras de bienes de consumo, ambas controladas por el Banco de España.

Por otro lado, España se encuentra en el grupo de países avanzados con menor peso de financiación no bancaria, alrededor del 6% del activo total de las instituciones financieras.

Esto podría ser un dato tranquilizador, pero lo que alarma al BCE es que las cifras en cuanto a financiación no bancaria o ‘banca en la sombra’ se han duplicado en la última década.

La ‘banca en la sombra’ se ha duplicado en la última década

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ha explicado que ‘la banca en la sombra’ se ha duplicado en los últimos diez años dentro de la zona euro, llegando a cifras de 42 billones de euros al finalizar el 2018.

Los préstamos representan el 28% de los créditos bancarios, qué es el doble que en 2008.

En el informe de mayo de 2019, el BCE apuntó que las entidades no bancarias también estaban realizando préstamos tanto a hogares como a gobiernos.

Consecuencias para la banca tradicional

El pasado mes de noviembre de 2018 durante su discurso en Fráncfort Luis De Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo, hablaba de los peligros de estos fondos.

Los fondos de inversión han estado creciendo a buen ritmo dentro de la eurozona y los activos totales se han expandido alrededor de un 170% entre el 2008 y el 2017.

En 2008 los activos en poder de los fondos de inversión eran tan solo del 15% de los activos totales del sector bancario, y casi diez años después, en 2017, crecían hasta el 42%, con un valor de 12 billones.

Uno de los peligros de los activos es que están relacionados con los bancos, y cualquier impacto en el sector de los fondos podría extenderse a otros sectores del sistema financiero.

Para ponernos en situación, De Guindos explicaba qué actualmente los fondos tienen 400.000 millones en deuda emitida por las entidades bancarias, que al mismo tiempo están prestando a los fondos con transacciones repos.

Por eso, el vicepresidente del BCE solicita que se investigue el caso y sobre todo se supervisen esos fondos de inversión.

Desde la CNMV opinan qué ‘no hay riesgos importantes, y que de manera regular analizan las rentabilidades de la industria de la inversión colectiva con el objetivo de identificar desviaciones con respecto a lo que podría considerarse normal’

Riesgos en la liquidez

Según entienden los analistas la crisis en este sector podría venir por una falta de liquidez. De hecho, tenemos casos previos cómo el de la gestora de Reino Unido ‘Woodford’.

Para evitar los riesgos en cuanto a la liquidez, se analizan aquellos fondos qué estén invertidos en activos con liquidez inferior y se verifica sí tienen procedimientos para controlar la liquidez y, si se diese el caso, tienen también planes de contingencia.

A través de las investigaciones de la CNMV sabemos que el 2% de los activos de los fondos de renta fija son menos líquidos y el 5% de renta variable invertida. Por otro lado, en apenas el 10% de los fondos existe una concentración de estos activos con menos liquidez.

Para controlar la liquidez y evitar los riesgos, las gestoras se encargan de monitorizar esta liquidez y de disponer de medidas para poder atender a todas las solicitudes de reembolso en el caso de que se diesen situaciones fuera de lo habitual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.