La economía española nos da pistas sobre una desaceleración y una posible recesión

Desde hace tiempo el país está mostrándonos señales de desaceleración en su economía y es que las señales apuntan a que se avecina una situación complicada para la economía.

Sí tenemos en cuenta estas señales, parece que se acerca una recesión.

Pero, ¿podemos hablar realmente de una recesión? Bueno, hay algunos indicadores que nos están dando pistas claras sobre el futuro de la economía española y precisamente algunos de estos marcadores llevan tiempo dándonos muestras de desaceleración.

Glosario del contenido del artículo:

Principales indicadores que muestran una desaceleración

Hay indicadores que están preocupando mucho, como por ejemplo el Índice de Confianza Empresarial, el cual ha caído de manera significativa y es una de las razones por la que muchos empresarios están preocupados por el futuro de sus negocios.

Por otro lado tenemos la confianza del consumidor, que también se sitúa en la cifra más baja de los últimos cinco años. Este marcador nos da pistas sobre la manera en que percibimos el consumo, el paro o la economía familiar.

Del mismo modo, conviene advertir que España no es el único país con indicios de una recesión potencial en la economía. Y es que, tal como alertan desde OCDE, países vecinos como Alemania o incluso Estados Unidos, al otro lado del océano atlántico, también llevan tiempo mostrando signos de un empeoramiento en su economía.

Asimismo, es interesante resaltar que el ahora ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ya avisó de esto. Antes de dejar el cargo insistió en que el comercio internacional estaba muy debilitado y que la economía se estaba estancando. Por su parte, desde el Fondo Monetario Internacional aseguran que se trata de algo que afecta a nivel mundial.

En los últimos meses hemos recibido muchas noticias económicas negativas, tanto a nivel local como global, que nos indican un importante frenazo en la economía.

En España destacamos la incertidumbre sobre la formación de gobierno  y a nivel mundial está la guerra comercial de Trump, que no solo afecta a EE.UU y China, sino a muchos otros países.

Hace un par de meses la Bolsa española se hundía hasta mínimos anuales, perdiendo todo lo que había conseguido ganar durante el año.

Además de esto desde hace varias semanas las cifras no están siendo muy positivas: caída en la venta de viviendas, matriculaciones de coches, el dato del PIB, el paro, la confianza del consumidor… todos estos son marcadores que nos confirman una desaceleración y una posible recesión en la economía española.

De hecho, los expertos coinciden en que estos indicadores se parecen bastante a los que pudieron verse en su día durante los meses previos a la crisis de 2007 y 2008.

Por otro lado, aunque la ministra de economía habla de dinamismo en el mercado laboral está claro que la ralentización de la economía española es evidente. Mientras ésta mantiene su postura de subir la previsión de crecimiento, el FMI y la UE – al contrario- han rebajado la previsión de crecimiento por debajo del 2% para el próximo año 2020.

Continuando con los indicadores que nos alertan sobre una posible recesión en la economía de España, vamos a enumerar los que más nos preocupan a continuación.

Caída de la Bolsa y la deuda

A diferencia de otros países europeos que han conseguido recuperarse el Ibex 35 ha caído un 0,2% este año. Este desempeño ha provocado que la mayoría de compañías que cotizan en el índice español hayan tenido que cerrar en rojo el acumulado anual, con pérdidas en la cotización y valoración.

Por otro lado, destacaremos que uno de los mayores temores tiene que ver con la deuda. La caída en los tipos de deuda, la fuga de dinero en los activos de riesgo, los mínimos del bono español… todas estas cifras nos recuerdan a las previas de la recesión del 2007.

Contexto internacional negativo

El PIB alemán cayó entre abril y junio un 0,1% respecto al trimestre anterior, y esto en términos anuales nos indica que la economía de Alemania se ha mantenido plana.

Estos datos hundieron los mercados, que ya asumían una nueva recesión en una de las economías más importantes de la eurozona y fuerte motor para el desarrollo industrial en el continente.

En la Unión Europea el PIB se incrementaba un 0,2%, una cifra inferior al 0,5% del trimestre previo. En España creció un 0,5%, a menor ritmo que el 0,7% del trimestre anterior, una décima menos de lo que el Banco de España había pronosticado y el peor en cinco años.

El crecimiento intertrimestral es del 0,5%, situándolo en un avance interanual en el 2,3% por lo que está claro que los niveles de crecimiento de los años anteriores quedan atrás.

Además, el FMI y Bruselas han adelantado qué el crecimiento del año que viene será por debajo del 2%, situando la economía española en una post-crisis más que una economía en crecimiento.

La confianza del consumidor

El consumo también muestra signos de debilidad, y es que la confianza de los consumidores ha descendido en los últimos meses hasta alcanzar un terreno negativo.

El CIS también detectó un empeoramiento en las expectativas de ahorro y consumo, destacando los temores de la subida de los tipos de interés y la inflación.

Según datos de una encuesta  realizada por el BBVA solo el 37,7% de los españoles aseguraba poder ahorrar un poco, mientras que el 64,4% tenía que vivir al día.

En su informe estimaron que el gasto de los hogares españoles se situará en el 2,1% este año, que serían tres décimas menos que 2018, cifra que volvería el próximo 2020 con un gasto del 1,8%.

Aun así, viendo cómo avanza el año es posible que los consumidores reduzcan este gasto sí la situación economía empeora.

Caída en las matriculaciones

Dentro del gasto de los hogares españoles destacaremos la caída en las matriculaciones, y es que las ventas de vehículos descendieron un 11% el pasado mes de julio, y fue la primera caída en un mes de julio desde 2012.

Hace un año, se matricularon 131.182 vehículos en julio, que es un mes por lo general positivo para esta industria. En cambio este año en España solo se han matriculado 116.686 vehículos.

Las matriculaciones han caído y la venta de coches diésel también, un 30% respecto al año pasado. Y si hablamos de que se trata de una de las industrias que representa el 10% del PIB y el 9% del empleo la caída en las matriculaciones es un asunto que nos preocupa, y mucho.

Desplome en la venta de viviendas

En cuanto a la vivienda, sabemos que es clave para el desarrollo de la economía en España. Desgraciadamente las cifras tampoco son muy optimistas. También en junio la compra venta de viviendas cayó un 13,9%, peor dato en este mes en cinco años.

Si tenemos en cuenta que la caída interanual fue del 9% la situación en este sector es bastante preocupante. Este parón ha afectado a todo tipo de viviendas, por ejemplo la compra venta de viviendas libres también se redujo un 8,5% en junio en tasa interanual y las operaciones sobre viviendas protegidas también cayeron un 13,6% el mismo mes.

Pésimas cifras en el empleo

Si nos fijamos en el empleo en España según los datos el número de afiliados a la Seguridad Social creció en 15.514 personas el pasado mes de Julio, una de las peores cifras desde Julio de 2012, que fue justo un mes antes del rescate a España de la anterior crisis económica y el peor dato de la historia de la Seguridad Social.

Sí lo analizamos en tasa desestacionalizada  el empleo aumentó en 4.334 personas, el peor mes desde noviembre del 2013 cuando la economía todavía estaba afectada por la crisis. Destacaremos que durante la crisis el paro llegó al 25%, afectando a 6 millones de españoles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.