El co-fundador de la compañía canadiense QuadrigaCX se lleva a la tumba las contraseñas y ahora no pueden acceder para recuperar las criptomonedas.

En Diciembre del año pasado Gerald Cotten, co-fundador y CEO de QuadrigaCX falleció a los 30 años de edad.

En aquel momento la compañía de criptomonedas más relevante de Canadá custodiaba alrededor de 190 millones de dólares, que al cambio serían unos 166 millones de euros aproximadamente, tanto de dinero tradicional como de criptodivisas.

Glosario del contenido del artículo:

A principios de Febrero supimos la noticia del fallecimiento de Cotten por los medios de comunicación y el documento oficial de defunción facilitado por la compañía. Sin embargo, no podíamos imaginar que tras la muerte del CEO muchos se quedarían sin su inversión.

Alarma por el bloqueo de 28 millones de activos

Las alertas saltaron cuando Canadian Imperial Bank of Commerce (CIBC) decidió congelar unos 28 millones de activos que tenía QuadrigaCX por no identificar a los propietarios de dichos fondos. Más adelante supusieron que el único que tenía acceso a los mismos era el fallecido.

Gerald Cotten, co-fundador y CEO de QuadrigaCX falleció el pasado 9 de diciembre cuando se encontraba de viaje en la India debido a complicaciones de la enfermedad de Crohn.

Nadie tiene las claves de acceso

Tras el fallecimiento de Cotten la compañía de inversión digital no puede acceder para recuperar los datos y muchos inversores han perdido sus criptomonedas.

Para desgracia de los clientes de QuadrigaCX Cotten era el único que tenía las contraseñas de estas carteras digitales y por ahora nadie ha conseguido acceder al portátil desde donde controlaba la plataforma.

En una declaración jurada la mujer del CEO afirma que los 190 millones están almacenados en carteras digitales de las que solo él tenía la clave.

Asegura que su difunto marido era el único responsable de manejar los fondos y las divisas y que ninguna persona del equipo ha podido, al menos por el momento, acceder a los mismos.

La mujer del CEO recibe amenazas

Jennifer Robertson, la mujer de Cotten, no está pasando por su mejor momento y es que ha tenido que lidiar con todo el revuelo que ha provocado la muerte de su marido.

Desde el primer momento se ha mostrado colaborativa y aunque ha cedido el portátil de Cotten para que los expertos traten de romper el cifrado a día de hoy nadie ha conseguido superar el sistema de seguridad en el portátil y por tanto no han podido acceder a los datos.

Por otro lado, la mujer ha manifestado que desde que salió a la luz la noticia muchos de los compañeros e incluso ella misma, han recibido amenazas de algunas comunidades de criptomonedas online, lo cual aunque no es justificable se podría entender si nos pusiéramos en la situación que están viviendo los afectados.

En estos momentos los afectados por el fallecimiento de Gerald Cotten son principalmente los inversores, quienes han perdido su inversión y no saben si podrán recuperarla algún día.

Pérdidas por una obsesión en la seguridad

Parece irónico que precisamente por la obsesión que tenía Cotten de proteger las carteras con altas medidas de seguridad para evitar hackeos, ahora ningún experto pueda acceder a los datos y recuperar los millones que quedaron bloqueados tras su fallecimiento.

Según cifras recogidas a 31 de Enero la compañía de inversión digital canadiense tenía un total de 115.000 usuarios y millones en dólares tanto canadienses como estadounidenses y también millones en diferentes criptomonedas. En concreto:

  • 70 millones de dólares canadienses
  • 147 millones de dólares estadounidenses
  • 180 millones en criptomonedas (incluyendo Bitcoins, Bitcoin Cash, Bitcoin Cash SV, Bitcoin Gold, Litecoin y Ethereum)

Ahora los expertos en seguridad explican que hackear la clave de Cotten podría llevarles años.

QuadrigaCX ha cesado sus actividades

QuadrigaCX no puede pagar los 190 millones a los clientes porque el fundador se llevó la única contraseña a la tumba. A causa de esto ha tenido que cesar sus actividades.

Hasta ahora esta compañía que inició su actividad de intercambio de criptomonedas en 2014 era una de las más importantes de Canadá. Pero, después de demoras en las transacciones y lo ocurrido QuadrigaCX tuvo que presentar una solicitud de protección de acreedores.

Un caso similar con Mt. Gox en 2014

En 2014 tuvimos un caso similar con Mt. Gox y el robo de alrededor de 850.000 bitcoins a clientes. Al no poder recuperarlos la compañía se declaró en bancarrota y los usuarios perdieron todo su dinero.

Ahora, los clientes de QuadrigaCX además de no recuperar su dinero podrían perder la posibilidad de denunciar a la compañía para obtener compensación económica, ya que si el gobierno de Canadá le concede la protección ante los impagos los usuarios no podrán  hacer nada para reclamar las pérdidas sufridas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.