Hace ya bastante tiempo que el trading con opciones binarias es una de las alternativas de inversión más rentables para operar en línea. Como producto derivado este tipo de inversiones implican un riesgo pero su alta rentabilidad lo compensa.

Además, el comercio con opciones tiene una ventaja y es que nos permite negociar con los precios de una variedad de activos subyacentes sin tenerlos en propiedad, es decir, obtener beneficios simplemente por invertir por la dirección de sus tendencias.

Glosario del contenido del artículo:

Como todos los productos de inversión éstos llevan tiempo regularizándose y de hecho siempre que recomendamos un bróker resaltamos la importancia de negociar con opciones binarias en corredores y plataformas de comercio con licencia.

Un bróker regulado te permitirá disfrutar de una experiencia de trading más segura, mientras que una plataforma de dudosa procedencia y reputación probablemente acabe dándote más problemas.

Por desgracia los casos de fraude no son aislados por lo que debes de tener cuidado y tomar las precauciones necesarias para evitar ciertos corredores sospechosos.

Desde hace tiempo las opciones binarias empezaron a ganar bastante protagonismo en las carteras de los operadores españoles y hasta el momento se ha podido invertir sin ningún problema a través de brókers con sede en algún país europeo.

No obstante, precisamente en estos momentos la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha propuesto para este nuevo año 2017 seguir muy de cerca determinados productos financieros.

Entre los productos de inversión que en estos momentos se encuentran bajo la atenta mirada de la CNMV tenemos que destacar un par: las opciones binarias y los CFDs.

Se trata de dos productos considerados de riesgo y este organismo supervisor tiene prioridad en proteger a los inversores españoles para que no se expongan a según qué riesgos.

En Internet tenemos múltiples opciones de inversión pero no todos los productos son igual de recomendables. Aunque desde aquí muchas veces hemos recomendado las opciones binarias no deja de tratarse de un producto de riesgo que en este momento la CNMV se ha propuesto vigilar más exhaustivamente.

Desde hoy la Comisión Nacional del Mercado de Valores pretende seguir muy de cerca cualquier producto de alto riesgo que sea susceptible de provocar pérdidas a los inversores, sobre todo a los pequeños ahorradores que solo buscan una alternativa para que sus ahorros crezcan y desconocen los riesgos a los que están a punto de exponerse la mayoría de veces.

¿Qué propuestas tiene la CNMV?

Como propuesta principal destacaremos el objetivo de supervisar determinados productos de inversión que son de alto riesgo. Por lo pronto, todo producto que tenga un grado de riesgo deberá detallarse en el folleto de emisión.

Este folleto deberá de incluir las advertencias de la CNMV en caso de que los productos presenten un riesgo significativo para el operador.

Siempre que vayamos a invertir es conveniente informarse bien, eso está claro. Sin embargo y por desgracia, muchas veces se recurre a este tipo de productos por su atractivo y porque prometen altos porcentajes de rentabilidad aparentemente sin mucho esfuerzo.

Aunque en la realidad esto no es así, ya que toda inversión implica un riesgo, ya sea moderado o elevado.

Ninguna operación tiene garantías de éxito, ni las opciones binarias ni los CFDs, aunque muchas veces nos los oferten en la red cómo productos muy rentables donde se puede ganar dinero rápida y fácilmente.

Hay que tener muy claro donde nos estamos metiendo, y es por eso que la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha puesto la voz de alerta, tratando de que los ahorradores no pierdan su capital en inversiones que parecen seguras pero no lo son.

Además de la CNMV también los expertos lanzan sus recomendaciones a los operadores potenciales. Por un lado insisten en la importancia de informarse en profundidad de cualquier producto de inversión.

De hecho, precisamente deberían de ser las entidades las que se encargasen de realizar seminarios sobre los productos que comercializan, para que todos puedan entender sus riesgos antes de invertir su dinero.

Por otro lado, tampoco deberían dejar que personas que desconozcan el funcionamiento de los mercados y los instrumentos de inversión operen, pues prácticamente tienen todas las posibilidades de incurrir en pérdidas. Cómo es lógico, cuanto menos se sabe peor.

Del mismo modo, igual que es importante que tengamos acceso a la información real de los productos de inversión también es fundamental que los propios ahorradores aprendan a gestionar correctamente sus carteras y a controlar los riesgos.

Por ejemplo sí tenemos un producto de inversión que implica una volatilidad muy alta es interesante que no destinemos mucha parte del capital para ese producto en nuestro portafolio, es decir, que diversifiquemos teniendo en cuenta tanto los rendimientos potenciales cómo los riesgos que conllevan los diferentes instrumentos.

Siempre hay que tener en cuenta que una inversión puede salir mal, y si tenemos claro esto podremos gestionar mejor la cartera de inversión. Hay que tratar de que nuestro patrimonio no se vea afectado por una mala gestión de las inversiones.

Hace tiempo comentábamos que estaba bien que determinados productos estuviesen al alcance del pequeño inversor y no solo para las instituciones.

Pero parece ser que no todos opinan igual, y es que muchos piensan que las entidades deberían de implicarse en serio y no ofrecer estos productos a los minoristas. De hecho, hay muchos que no los ofrecen y se cree que esta debería de ser la tónica general.

Para un futuro se prevé que muchas entidades eviten que cualquiera pueda operar, poniendo filtros a sus productos de inversión.

Muchos de los expertos opinan que esto debería de ser una tendencia a seguir en el futuro para poder proteger a los operadores en general, aunque más en concreto a los pequeños ahorradores que suelen ser los más susceptibles de correr los peligros de los mercados.

Pero, ¿cuáles son los productos que más preocupa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores? En España su preocupación se centra en los siguientes dos productos de inversión: las opciones binarias y los CFDs, también conocidos como Contratos por Diferencias.

¿Por qué les preocupa las opciones binarias?

A la CNMV española le preocupan las opciones binarias porque son un producto de inversión cuya rentabilidad depende de sí el operador acertó o no en su inversión.

Cuando se invierte en opciones binarias se negocia con el comportamiento que tendrán los activos en el futuro.

Por esta razón, sí se acierta se puede obtener un alto retorno pero en caso de fallar tendremos que sufrir las consecuencias, que en este caso sería la pérdida del capital invertido.

Las opciones binarias se conocen como opciones de todo o nada, y es precisamente una de las características que hace que se traten de un instrumento de inversión de alto riesgo.

Si tenemos en cuenta este porcentaje podemos saber también qué el riesgo de pérdida es igual que la posibilidad de conseguir una inversión ganadora. Pero, el problema aquí está en que no todos los operadores que apuestan por este producto derivado conocen su funcionamiento, y sin los conocimientos adecuados el riesgo de acabar con pérdidas aumenta.

En el trading con opciones binarias la operativa puede parecer sencilla porque en realidad solo hay que determinar si un precio subirá o bajará, pero en la práctica para acertar hay que conocer los activos y saber cómo se comportan, así como tener en cuenta los factores que influyen en los precios y demás situaciones de los mercados financieros.

¿Qué ocurre con los CFDs?

Los Contratos por diferencia también son un producto que preocupa mucho a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España.

Por lo pronto, son productos que no se negocian en un mercado organizado, y donde a través de contratos se acuerda un intercambio de la diferencia entre los precios de compra y de venta de los activos.

Cuando un trader compra un CFD es porque sabe, o mejor dicho intuye, que el precio de activo en cuestión va a subir.

La ganancia de los CFD es la diferencia entre el precio en que se compra el contrato y el precio de venta, en el caso de que la tendencia haya sido alcista. Si no crees que el precio caerá entonces tendrás que vender un CFD para obtener las ganancias cuando el precio descienda.

La ventaja de los Contratos por Diferencia es el apalancamiento, y quizás esto sea de lo que más inquieta a la CNMV,

Por lo pronto los CFD son especulativos así que ya de por sí no hay ninguna garantía, pero es que después también tenemos el apalancamiento, que puede traer problemas si no se sabe manejar de la forma adecuada.

Un mercado apalancado permite operar con más dinero del disponible, es decir, que con una pequeña cantidad estaremos aspirando a una rentabilidad mucho más cuantiosa. Sin embargo, también es un peligro y un riesgo que hay que saber llevar para evitar disgustos.

Como en todo hay quienes defienden este tipo de productos y otros como la Comisión Nacional del Mercado de Valores a quienes no les gusta nada y los califican de tóxicos.

En cualquier caso, pienso que con la información adecuada cualquier producto puede ser útil para aumentar los rendimientos, solo hay que saber cómo, dónde y cuándo debemos de invertir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.