Alexa representa el homoecomicus de la neoclásica económica. La mente humana, dentro de su racionalidad, tiende a decidir lo que, a su juicio, es lo más lógico.

Alexa es un robot diseñada con precisión. El ser humano no es una maquina llena de perfección, por eso tiende a equivocarse.

En algunas oportunidades, las decisiones no son tan asertivas, lo cual origina mayores riesgos. Hace cuatro décadas, se viene implementando un nuevo estilo de conocimiento referido al comportamiento económico, mediante la asociación de la economía con la psicología.

Glosario del contenido del artículo:

Comienza ahora a invertir en los mejores activos en una plataforma regulada y segura 100%

Esto permite analizar la actuación de las personas para el momento que deban tomar una decisión comercial o económica, sin teorizar su comportamiento. La investigación fue premiada con el Nobel de Economía en 2002, distinción recibida por Daniel Kahneman.

Existen grandes innovaciones dentro del comportamiento económico. Sin embargo, siempre tendemos a enredarnos cuando se trata de decisiones patrimoniales.

A esto se le llama sesgos de la conducta, lo que se traduce en actuación irracional que, ante diversos factores, generan equivocaciones que van en detrimento de nuestros intereses.

La incertidumbre económica actual

La debacle económica ha creado un ambiente de incertidumbre y de inseguridad debido a la pandemia que azota a las sociedades actuales. A continuación, se describirán las 10 maneras de equivocarse al invertir:

1.La confianza en exceso

Los seres humanos, dentro de su complejidad, siempre creen que están actuando debidamente. El exceso de confianza, es una de las trampas más comunes que te hacen pensar que no existe equivocación alguna.

La confianza no ve ningún riesgo, siempre apuesta a ganar-ganar. Allí predomina el optimismo.

2.La confirmación en exceso

La confirmación conductual siempre tiende a valorar nuestro objetivo. La persona siempre se encuentra a la expectativa antes de invertir, a la espera de algún informe o noticia que corrobore su tesis. La confirmación en exceso, conlleva muchas veces a equivocarse.

3.La prueba social como tendencia

Generalmente, el ser humano tiende a seguir acciones de terceros, ante la creencia de que el comportamiento económico que se asume es el correcto.

Esto se aplica mucho en algunas inversiones que, de manera masiva, se realizan con la participación de grandes masas de personas, donde se cree que no existe equivocación posible, porque tantas personas no pueden estar fuera de la lógica.

4.Autoridad sin límites

En muchas ocasiones, nos dejamos llevar por lo que hacen familiares o vecinos, pensando que ellos tienen la verdad en sus manos.

Las expresiones de personas conocedoras y expertas en materia económica, nos conducen a tomar decisiones inadecuadas, porque no nos detenemos a pensar hasta donde es conveniente asumir esa conducta.

Significa que las opiniones de personas famosas no siempre son razonables, porque ellas también son seres humanos proclives a cometer errores.

5.El efecto halo

Es una tendencia que consiste en hacer juicio de valores a instituciones o personas, basándose en factores positivos o negativos.

En el campo inversionista es común la calificación que se hace de un producto específico, tomando en cuenta un dato cualquiera, sin sopesar que ese producto de orden financiero puede ser o no adecuado para la inversión que se pretende hacer.

Una consecuencia negativa que tiene este sesgo es que tiende a confundir la popularidad de una marca con la rentabilidad de la empresa.

6.Descuento exagerado

El sesgo exagerado consiste en seleccionar recompensas más bajas frente a recompensas mayores. Esto se debe a que la recompensa inmediata representa un gran atractivo.

El llamado descuento hiperbólico puede ocasionar que el inversor cambie de opinión en cuanto a lo que pensaba invertir a largo plazo, pareciéndole más atractivo un producto financiero con mayor rentabilidad, independientemente de que altere las metas iniciales y conlleve a algunos tipos de riesgo.

Es importante tener claro que el análisis de amenazas, probabilidades y recompensas no es tarea fácil, y cuando se trata de la aplicación de lo planificado menos aún.

7.La falacia del coste hundido

Está considerada una conducta inadecuada con un margen de error elevado, sobre todo en el caso de los ludópatas, quienes piensan que, al perder dinero, deben seguir jugando para recuperarlo y a la final la pérdida es mucho mayor de lo previsto.

Por eso, es importante aprender a detenerse cuando las condiciones no están dadas para la inversión, ya que las equivocaciones resultan muy caras.

8.El sesgo del “Status Quo”

El sesgo del status quo consiste en que es preferible hacer algo a no hacer nada. Esto se aplica cuando nos cuesta hacer una elección ante la incertidumbre de si estamos actuando bien dentro de la lógica o, por el contrario, corremos el riesgo de equivocarnos.

Sin embargo, cuando se trata de invertir, siempre hay que tomar una decisión, considerando todos los factores, pensando que lo estamos haciendo acertadamente.

Actualmente, la economía cambia con una frecuencia indetenible. Esto significa que esa inversión a realizar, puede resultar productiva o, por el contrario, llegue a resultar negativa. Todo depende del momento y la circunstancia.

9.Sesgo de rechazo a la pérdida financiera

Es un sesgo controversial, ya que la tendencia conduce a pensar que las pérdidas son más pesadas que las ganancias.

Esto significa que el temor a perder tiene mayor relevancia que obtener algo que se traduzca en ganancia, ante la eminencia de un valor parecido.

La aversión a las pérdidas conduce a que la inversión que se haga sea mínima, ya que para el caso de no poder recuperarla lo invertido, la pérdida resulta de menor cuantía.

Otro caso es el de las correcciones bursátiles, donde muchos inversores prefieren vender, ya que no pueden asumir que sus saldos han resultado negativos.

10.El sesgo del punto ciego

El sesgo del punto ciego consiste en la creencia de que no existe la posibilidad de que haya un error o equivocación.

Esto significa que se asume la racionalidad total con optimismo y seguridad, pensando en que el otro tiene más tendencia a errar que yo.

Por una sencilla razón, de que yo he sopesado todos los factores, incluyendo los riesgos, y estoy convencido de mi asertividad.

Comienza ahora a invertir en los mejores activos en una plataforma regulada y segura 100%

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.